En este artículo te hacemos un resumen de la información que, como autónomo, debes de conocer relativa a las bases y tipos de cotización que estarán vigentes en este año 2018, en base a las cuales se calculan las cuotas a pagar a la Seguridad Social. También hacemos mención a las novedades que entran en vigor.

 

La obligación de cotizar como autónomo nace desde el mismo momento en que inicies tu actividad, debiendo hacer frente a la cuota que te corresponda según tu situación personal mensualmente, pudiendo solicitar un cambio de la base de cotización hasta cuatro veces al año tal y como indica la Ley de reformas urgentes del trabajo autónomo aprobada en octubre de 2017.

Si se produce un cese de actividad, la obligación del ingreso de las cuotas termina el último día del mes en que se produce, siempre y cuando comunique su baja dentro de plazo, algo que es preciso comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social dentro de los 3 días naturales siguientes a dicho cese.
Por supuesto éstos y otros trámites los puedes realizar a través de nuestro despacho de profesionales.

El Recargo correspondiente cuando se abonen las cuotas debidas tras el vencimiento del plazo reglamentario es del 20% de la deuda.

 

Una de las medidas en materia de cotización de la nueva ley de autónomos aprobada en octubre de 2017 y que ha entrado en vigor en enero de 2018 contempla una reducción por retrasos en el pago de la cuota al 10% si se paga durante el primer mes de retraso, manteniéndose a partir del segundo el 20%. Este aumento progresivo rompe con el recargo unificado actual, situado en un 20% y aligera la penalización en el primer retraso.



Novedades 2018 en la cotización de los autónomos


La nueva ley de autónomos, aprobada en el Senado el 11 de octubre de 2017, introduce tres importantes novedades en la cotización de los trabajadores autónomos que desde el 1 de enero del presente se vienen aplicando:

1) Pago por días reales de alta: en lugar de pagar la cuota de autónomos por meses completos como hasta ahora, sólo cotizarán desde el día efectivo en que se den de alta y hasta el día en que se den de baja.

2) Límites al número de altas y bajas en el año: Las tres primeras bajas y altas en el mismo año podrán beneficiarse del punto anterior.

2) Cuatro plazos para los cambios de cotización: se amplía de dos a cuatro los posibles cambios anuales de base de cotización.

Aplicación a partir del 1 de abril para las solicitudes realizadas entre el 1 de enero y 31 de marzo.
A partir del 1 de julio para las solicitudes realizadas entre el 1 de abril y 30 de junio.
A partir de 1 de octubre para las solicitudes realizadas entre 1 de julio y 30 de septiembre.
A partir del 1 de enero del siguiente año para las solicitudes realizadas entre 1 de octubre y 31 de diciembre.

La primera pregunta que se le suele plantear al autónomo es por cuánto se debe de cotizar, ya que de ello depende la cuota a pagar. La base de cotización, que es sobre la que se calculará, viene fijada en sus valores máximo y mínimo por el gobierno.

 

La cuota se calculará aplicando el tipo de cotización (es decir, un porcentaje determinado por el gobierno para los trabajadores autónomos) a la base de cotización que hayas elegido. Los trabajadores por Cuenta Propia o autónomos que no hayan optado por dar cobertura a las prestaciones de incapacidad temporal, deben llevarlo a cabo de forma obligatoria, salvo que se encuentren en situación de pluriactividad y estuviesen cotizando por dicha prestación en otro Régimen.

Bases y Tipos de Cotización para el año 2018
En enero de 2018 ante la falta de Presupuestos Generales del Estado el Gobierno congeló las bases de cotización mínimas y máximas de autónomos (a excepción de los autónomos societarios) quedando sin cambio alguno respecto al último semestre de 2017: base mínima de 919,80 euros y base máxima de 3.751,20 euros.  

BASE MÍNIMA

919,80 euros

BASE MÁXIMA

3.751,20 euros    

BASE LÍMITE>47 años

1.964,70 euros

TIPO (con IT)

29,80 %

TIPO (sin IT)

Cese de Actividad

26,50 %

29,30 % + 2,20% + Tipo AT y EP

TIPO AT y EP ( con IT)

Tarifa primas disposición adicional cuarta Ley 42/2006, de 28 de diciembre, en redacción dada por la disposición final octava de la Ley 26/2009, de 23 de diciembre, sobre la misma base de cotización elegida por los interesados por contingencias comunes.

La cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, incluyendo el cese de actividad, tiene carácter voluntario para los autónomos menores de 30 años desde la aprobación del Real Decreto Ley 4/2013 de medidas de apoyo al emprendedor.

Los trabajadores autónomos que no hayan optado por la cobertura de AT y EP, tendrán una cotización adicional del 0,1%, para la financiación de las prestaciones por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.

Para las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales se aplicarán los porcentajes de la tarifa de primas incluida en la disposición adicional cuarta de la Ley 42/2006.

En 2012 se rebajó de 48 a 47 años la edad máxima en la que los autónomos pueden escoger libremente su base de cotización dentro de los límites máximos y mínimos fijados por ley.

De esta forma, podrán elegir libremente su base de cotización todos los trabajadores autónomos menores de 47 años y aquellos con 47 años cumplidos el 1 de enero de 2018, cuya base de cotización de diciembre de 2016 haya sido igual o superior a 1.964,80 euros al mes.

Los trabajadores autónomos con 47 años cumplidos el 1 de enero de 2018 y una base de cotización inferior a 1.964,70 euros mensuales, sólo podrán incrementarla hasta 1.964,70 euros mensuales.

En cuanto a los mayores de 48 años a 1 de enero de 2018, su base de cotización mínima está comprendida entre 992,19 y 2.023,50 euros, salvo excepciones (cónyuge mayor de 45 años que se haya hecho cargo del negocio de un autónomo fallecido, en cuyo caso estará comprendida entre 893,10 y 1.964,70 euros mensuales.

Los mayores de 50 años con al menos 5 años cotizados podrán cotizar por una base comprendida entre 919,80 y 2.023,50 euros/mensuales si su última base de cotización es inferior o igual a 1.964,70 euros, mientras que si es superior, habrán de cotizar por una base comprendida entre 919,80 euros mensuales y el importe de aquélla incrementado en un 5%.

Existen algunas excepciones que se dan en casos concretos por las circunstancias personales del trabajador autónomo como su edad, el tipo de protección por la que se cotiza, o de la empresa, como el número de trabajadores contratados, o por ejemplo si se trata de una autónomo societario, o que se dediquen a actividades concretas como la venta ambulante, debiendo tener en cuenta asimismo la existencia de bonificaciones, como en el caso de Régimen Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios, cuyos tipos de cotización diferentes, teniendo la opción de mejorar voluntariamente la cobertura por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales según los baremos indicados para el RETA, así como de la incapacidad temporal por contingencias comunes.