El regulador pide prudencia a la hora aplicar la subida de los sueldos más bajos hasta los 1.000 euros brutos al mes

Al Banco de España le ha gustado la primera parte del pacto salarial firmado por sindicatos y empresarios: la que aconseja un incremento del 2% para los sueldos acordados en convenios más otro punto porcentual variable en función de criterios como la productividad, resultados o el absentismo injustificado. Menos clara ve la parte que aconseja fijar un suelo mínimo de 1.000 euros brutos al mes en los pactos colectivos.

“La incorporación del componente variable, según los resultados económicos, es un elemento de flexibilidad positivo”, apuntan los economistas del Banco de España, “aunque sería deseable que se vinculara a la situación específica de las empresas dentro de cada sector”.