Otras medidas supondrán la eliminación de gran parte de las deducciones y bonificaciones a la contratación, y la recuperación de las jubilaciones forzosas.

El presidente del gobierno ha anunciado la puesta en marcha de varias medidas en materia laboral que a pesar de que formaban parte de su programa electoral, es la primera vez que las menciona en público, como las referidas a la reducción de los tipos de contratos laborales. En este sentido el Gobierno no acabará con la reforma laboral que puso en marcha el Ejecutivo popular de Mariano Rajoy, pero ha anunciado que sí introducirá varios cambios en esa legislación: reducirá a tres los tipos de contratos y eliminará gran parte de las bonificaciones y deducciones a la contratación.

Durante su intervención este lunes en la celebración del aniversario de Expansión que ha tenido lugar este lunes en Madrid, Sánchez ha afirmado que durante las próximas semanas su Gobierno va a aprobar una serie de medidas “para la mejora del mercado laboral, especialmente para atajar la precariedad y dualidad actual”. A pesar de que estas medidas formaban parte de su programa electoral, es la primera vez que las menciona en público desde que es presidente del Gobierno.

“Seguimos debatiendo en el diálogo social con el objetivo de llevar a cabo una simplificación drástica del número de contratos, dejándolo esencialmente en tres, uno indefinido, uno temporal y otro de formación o relevo. También vamos a reducir sustancialmente el número de bonificaciones y deducciones a la contratación, dejando solo aquellas que afectan a los colectivos más vulnerables y necesitados”, ha señalado Sánchez durante su intervención en la gala, que ha tenido lugar en Madrid.

Además, el Ejecutivo quiere “recuperar las jubilaciones forzosas por edad como política de empleo en el marco de los convenios colectivos”, así como “establecer el registro obligatorio de los horarios de trabajo para evitar abusos y facilitar la resolución de discrepancias”.

Sánchez ha citado estas decisiones entre la serie de medidas que incluye en su “agenda de cambio” y que prevé que se conviertan en realidad en los próximos meses. Ante un auditorio entre los que se encontraban varios ministros, ha enumerado decisiones futuras en varios ámbitos, entre ellos el laboral y con el objetivo de reducir la precariedad.

Ha sido entonces cuando ha mostrado su determinación de recuperar las jubilaciones forzosas por edad en el marco de los convenios colectivos y fijar un registro obligatorio de los horarios de los trabajadores. También ha citado en este contexto su intención de recuperar el valor de la negociación colectiva y reforzar la causalidad de la contratación temporal, así como el anunciado deseo del Gobierno de reducir el número de contrataciones.

En concreto, según ha recordado Sánchez, serían esencialmente tres los tipos de contratos: uno indefinido, uno temporal y otro de formación o relevo. De la misma forma ha apostado por reducir sustancialmente el número de bonificaciones y deducciones a la contratación, dejando solo aquellas que afectan a los colectivos más vulnerables y necesitados.

Su “agenda del cambio” incluye también para antes de fin de año un plan de choque por el empleo joven, poniendo el énfasis en la mejora de las competencias digitales y de las competencias en lengua extranjera.