La Ministra Valerio ha confirmado que los autónomos que no superen el SMI tendrán derecho (y obligación) a una cuota mínima. Así se ha expresado en unas declaraciones realizadas en la X Conferencia Iberoamericana de Ministros de Trabajo, Empleo y Seguridad, donde aseguró que la cantidad a ingresar está todavía por determinar. La clave está en tener un cotización acorde con sus rendimientos, para lo cual es necesario saber cuales son los ingresos reales.

No es la única cuestión que se quiere corregir. Hay autónomos que infracotizan, pero otros que cotizan por encima de lo que les correspondería. No parece justo que un autónomo que obtiene 500 euros al mes tenga que pagar 300. Lo que también está por determinar es cuánto tiempo se podrán acoger a este tipo de cuotas reducidas.

Aunque todavía no hay nada confirmado, ni presupuestos ni bases reales que se fijan en los mismos, y además en paralelos sigue negociando con los agentes sociales modificaciones en el RETA que tienen que ver con los ingresos reales, las declaraciones que van haciendo los responsables del Ministerio de Trabajo van dando pistas sobre cuál es la postura del Gobierno es este asunto de capital importancia para los autónomos.

Todavía hay muchas incógnitas a resolver, como el caso de la dedicación parcial, el tiempo en el que se podrán acoger a las ayudas, etc.

Por un lado, las asociaciones de autónomos apuestan por tener dos años con esta tarifa mínima. Pero qué pasa si el autónomo no consigue levantar su negocio, pero surgen muchas dudas, que todavía tendrán que clarificarse en el texto final, sobre qué opciones se le darán al autónomo, o por ejemplo el caso de ser autónomo a tiempo parcial, o en situación de pluriactividad, trabajando a tiempo completo o parcial por cuenta ajena y además realizando otros trabajos por cuenta propia.

En estos caso habrá que clarificar si tienen que cotizar por la base mínima, ya que lo que en última instancia se pretende es fijar un marco normativo que sea más atractivo para todos estos autónomos de rentas bajas.

La última incógnita está en saber si esta normativa saldría antes de la entrada en vigor de los PGE, como otros cambios normativos que están pendientes como la reforma del paro para los autónomos y los requisitos a cumplir para poder acceder a la prestación