Si se cumplen los plazos en la publicación de la nueva Orden, los empresarios podrán presentar el modelo entre el 1 y el 28 de febrero, tal y como estaba establecido antes de la modificación de noviembre de 2018

Tras varias reuniones mantenidas entre las federaciones de autónomos y el Ministerio de Hacienda, éste ha decidido dar marcha atrás en sus pretensiones de adelantar a enero el plazo para presentar la declaración anual de operaciones con terceras personas.

Para ello se ha comprometido a emitir una orden que anule la anterior (Orden HFP/1106/2017 ) que fue aprobada en noviembre del pasado año y que tuvo el rechazo desde el principio por parte de los empresarios. De esta manera se permitirá presentar la declaración del 347 en febrero de 2019.

Según han manifestado desde Hacienda, la orden estaría ya redactada y pendiente de su publicación en el BOE, con lo que si se cumplen los plazos se daría un respiro a los autónomos volviendo a los plazos de presentación anteriores a la citada orden, es decir, del 1 al 28 de febrero.

Este cambio de posición por parte del gobierno es fruto de las reuniones mantenidas por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA y la FETTAF con el Ministerio de Hacienda donde ambas organizaciones exigieron el mantenimiento de los plazos para presentar esta declaración en febrero para no provocar una colisión y un colapso con el resto de declaraciones que tienen que presentar los autónomos en enero.

El citado modelo recoge la declaración anual de operaciones con terceras personas por importe superior a 3.005 euros y pagos en efectivo por encima de 6.000 euros, por lo que afecta a una gran mayoría del tejido empresarial español, salvo algunas excepciones.

En cuanto al horizonte temporal, el presidente de FETAFF considera que considera que no será hasta cerrado el trámite de los Presupuestos Generales para 2019 con Bruselas, cuando se proceda a su publicación en el BOE. No obstante, debería producirse “como muy tarde en el mes de noviembre para que los contribuyentes afectados puedan organizarse”.

Sin margen

Desde que se publicó la orden en noviembre de 2017, los asesores fiscales y ATA alertaron de la complejidad y riesgos del adelanto. “El modelo 347 requiere cotejar la información con proveedores y clientes. Es imposible contactar con todos y cada uno de ellos en los apenas 20 días hábiles del mes de enero, más aún cuando hasta el día 31 de diciembre se están emitiendo facturas”, ha señalado Torres. Esto hubiera generado “multitud errores a la hora de presentar la información, que en muchos casos estaría incompleta, lo que podría incluso acarrear sanciones”. Como consecuencia de ello, la Agencia Tributaria también se vería perjudicada “el número declaraciones complementarias y sustitutivas se multiplicaría considerablemente”.

Desde el REAF-REGAF (organismo que representa a los asesores fiscales dentro del Consejo General de Economistas) también se manifestaron en contra del adelanto del plazo de presentación ya que suponía un traba administrativa más a la hora de que los contribuyentes puedan cumplir con su obligaciones fiscales. Entre las alegaciones que trasladaron al departamento que por aquel entonces dirigía Cristóbal Montoro, estaban el ingente número de autoliquidaciones y declaraciones informativas que tienen que presentar por los autónomos, profesionales y empresas durante el mes de enero, la complejidad para recabar la información de forma mecánica o la obligación de elaborar una cuenta de resultados por parte de las entidades en régimen de atribución para lo que, además, hay que tener en cuenta que el plazo máximo para remitir las facturas finaliza el día 15 de enero del ejercicio siguiente.