Murcia se sitúa entre las primeras regiones como receptora de contratados procedentes de otras comunidades.

Los españoles cada vez ponemos menos pegas a la hora de desplazarnos a otras regiones para encontrar un empleo, según concluye el último informe de Randstad.

Basándose en los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la consultora de Recursos Humanos asegura que en 2015 se firmaron en nuestro país 2,383 millones de contratos laborales que implicaban la movilidad del trabajador a otra provincia, un 13% más que un año antes.

Esta tendencia alcista de la movilidad laboral se viene observando desde 2013, alcanzando un incremento del 42% desde los mínimos de la crisis alcanzados en 2009 (entonces, se firmaron 1,68 millones de contratos que implicaban el desplazamiento del trabajador). Pero si comparamos los datos con los recogidos en el año 2000, la estadística se dispara, ya que el número de contratos que exigen movilidad prácticamente se ha duplicado, pasando de 1,31 millones a 2,38 millones.

Como se aprecia en el gráfico elaborado por la consultora, nos encontramos ante las mejores cifras de lo que llevamos de siglo tanto en número total de contratos que implican desplazamientos como en tasa de movilidad anual:

contratos_movilidad

Se trata de un dato que a pesar de la poca simpatía que despierta, hay que verlo como positivo

La movilidad laboral ha sido una de las principales recomendaciones que han hecho a España los organismos nacionales e internacionales para flexibilizar el mercado del trabajo y reducir la escalofriante tasa de paro que todavía soporta, y que suponía uno de los principales hándicap para reducirla.

Agricultura y servicios, las puntas de lanza

Randstad también ha analizado los desplazamientos en cada uno de los sectores económicos, entre los que destacan agricultura y servicios.

“Agricultura es el que mayor tasa de movilidad registra. Uno de cada cinco contratos firmados en agricultura supone el desplazamiento del profesional a otra provincia. Concretamente, el 21,3% del total de contrataciones de este tipo. Construcción se sitúa en la segunda posición, con un 15,7% de tasa de movilidad, seguida de servicios, con un 11,2%; e industria, con un 9,8%”.

En cambio, si comparamos el número de contratos firmados, el sector más destacado es el de servicios. “Más de 1,4 millones de profesionales de este sector de actividad se han desplazado a otra provincia. Agricultura se sitúa en la segunda posición, con un 24,5% de los contratos. Le siguen construcción, con 7,8% del total, e industria, con un 7,7%”, añade el estudio.

Murcia ocupa el cuarto entre las regiones que más empleados captan

En España, dice el informe, hay un total de 16 provincias receptoras, lo que significa que reciben más profesionales de los que se marchan a trabajar a otra zona. Y, sin duda, la estrella es Madrid: en 2015 logró un saldo positivo de 206.163 empleados. Le siguieron Barcelona (55.520 trabajadores), Baleares (39.717), y Murcia (25.013) que ocupa el cuarto lugar.

En el lado contrario se situaron Cádiz y Toledo, con saldos negativos de 46.901 y 41.577 trabajadores respectivamente, seguidas de Sevilla (-22.671), Pontevedra (-22.671) Tarragona (-22.102), Alicante (-20.698) y Ciudad Real (-20.046).