El Congreso ultima una ley que beneficiará a casi 100.000 trabajadores autónomos

La Cámara Baja aprobará el próximo jueves la norma, que permitirá cobrar el 100% de la pensión a los que tengan al menos un empleado


Antes de que finalice julio, los autónomos podrán beneficiarse de una veintena de medidas concretas que incluye la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, tras conseguir el apoyo de la mayoría de votos del Congreso. Así, tras más de seis meses de elaboración y enmiendas, el  debate y aprobación tendrá lugar el próximo jueves, siendo remitida posteriormente al Senado para su tramitación.

La principal novedad, la compatibilidad del 100% de la pensión con el trabajo


La gran novedad reside en que los autónomos que tengan al menos un empleado a su cargo y hayan cumplido la edad legal de jubilación podrán compatibilizar el trabajo con el cobro del 100% de la pensión. Desde 2013, era posible trabajar y cobrar esa prestación, pero solo el 50%, medida a la que se han acogido desde entonces 29.000 trabajadores por cuenta propia.

Resumen de las novedades


Ampliación de la tarifa plana de 50 euros de seis meses a un año
Además, se podrá reemprender con tarifa plana tras dos años de haber interrumpido la actividad. Antes había que esperar cinco años.
Base de cotización
Podrán cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a los ingresos.
100% de la pensión
Los autónomos empleadores en edad de jubilación podrán compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con el trabajo por cuenta propia, mientras que hasta ahora solo podían disfrutar del 50% de la pensión.
Protección social
Tarifa plana para las mujeres que se reincorporen al trabajo tras la maternidad y exención del 100% de la cuota de autónomos durante doce meses por cuidado de menores o dependientes.
Siniestralidad
Reconocimiento del accidente ‘in itinere’ para los autónomos.
Formación
Derecho a la formación adaptada a las necesidades reales de los autónomos para mejorar su consolidación empresarial y su competitividad.
Discapacidad
Mejora de las condiciones para emprender de las personas con discapacidad y facilidades a la contratación de los hijos discapacitados de los autónomos.
Altas y bajas
Se permiten tres altas y tres bajas al año y que los autónomos solo paguen por los días que han trabajado.

Otro derecho importante que adquiere este colectivo con la nueva norma es que podrán beneficiarse de las subvenciones para realizar cursos de formación. Para ello tendrán que pagar una cuota de cotización a la Seguridad Social, que se fijará anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado. También en los PGE se determinará cada año la base mínima de cotización de los autónomos societarios (aquéllos que tienen al menos diez asalariados) y dejará, por tanto, de estar ligada a la base mínima del régimen general. Además, podrán cambiar hasta cuatro veces al año -frente a las dos veces actuales- su base de cotización para adecuarla a los ingresos y se les reducirán los recargos de la Seguridad Social a la mitad (del 20% al 10%) en el primer mes, en caso de pagar la cuota con retraso.

Otro asunto que ha quedado zanjado es que las organizaciones de trabajadores autónomos más representativas serán consideradas de «utilidad pública» y se fija el plazo de un año para su entrada en el Consejo Económico y Social (CES), así como otros doce meses para constituir el Consejo del Trabajo Autónomo, medidas que se unen a otras que ya había cerradas, como la de extender de seis meses a un año la tarifa plana de 50 euros de cotización a la Seguridad Social.

 

Los gastos de manutención y los deducibles cuando se trabaje en casa, todavía en el aire


Lo que todavía queda en el aire son dos enmiendas relativas a los posibles gastos que estos trabajadores pueden deducirse por el ejercicio de su actividad. Así, ERC ha mostrado su oposición a que los autónomos se desgraven doce euros diarios por manutención, como se pretende, siempre que puedan probar que son consumiciones hechas en cafeterías o restaurantes y en días laborables. De igual manera no se ha cerrado aún que quienes trabajen desde casa puedan deducirse el 20% de los gastos de luz, agua, electricidad y telefonía.

 

Protección social


Otras de las medidas incorporadas en el acuerdo alcanzado en el Congreso incrementa la protección social de los autónomos, extendiendo las bonificaciones del 100% de la base de cotización para los trabajadores durante las bajas de maternidad, paternidad, adopción, acogida y riesgo durante el embarazo o lactancia, sin necesidad de que tenga que ser sustituido por otro empleado.

Asimismo, esta bonificación será compatible con otras aplicables a los contratos con personas desempleadas que sustituyan a trabajadores autónomos durante estos períodos de descanso.

 

Tarifas para las mujeres tras la maternidad


Para las mujeres que hayan cesado su actividad y vuelvan tras la baja de maternidad, adopción, guarda, acogida o tutela, la tarifa de cotización será de 50 euros al mes durante el primer año, o una bonificación del 80% sobre la cuota por contingencias comunes en los supuestos de que tengan otras bases de cotización. Asimismo, la edad del menor cuyo cuidado da derecho a bonificaciones se eleva de 7 a 12 años.

 

Alta de antiguos autónomos


Igualmente, en el caso de que un antiguo autónomo vuelva a darse de alta podrá acogerse a estas reducciones a la cotización a los dos años -anteriormente estaba fijado en cinco años-, aunque para los que ya hayan disfrutado de bonificaciones se fija un período de tres años.

Los grupos han acordado ampliar la cobertura de las contingencias profesionales para los accidentes ‘in itinere’. También se refuerza la figura del familiar colaborador, se amplían las bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social por la contratación de familiares por parte de los autónomos y se reduce el grado de discapacidad de los hijos de un autónomo mayor de 30 años para el acceso de ayudas, con incentivos para que éstos puedan ser contratados como trabajadores por cuenta ajena.

El sector elogia la norma, pero exige nuevas reformas


El presidente de la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, espera que la nueva norma se apruebe «por unanimidad», ya que la considera «una buena ley» para todos. «Mejorará la protección social, las condiciones para emprender y reemprender, eliminará trabas y facilitará la actividad. En definitiva, es una ley que da voz a los autónomos». ATA seguirá pidiendo en el Congreso aún más medidas que les faciliten la vida. «El siguiente reto», según Amor, es estudiar fórmulas de cotización a tiempo parcial y cuánto y cómo cotizan los autónomos cuyos ingresos no llegan al salario mínimo. La secretaria general Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), María José Landaburu, cree que la ley solo debe ser un preámbulo de una reforma estructural del RETA. Landaburu opina que las medidas de la nueva ley son «positivas», aunque de «muy corto alcance».