A partir de 2015, todas las entidades no lucrativas, estén declaradas de utilidad pública o no le estén, si superan el límite de ingresos de 50.000 euros tienen que presentar Impuesto sobre Sociedades.

Esto tiene una serie de consecuencias fiscales y de llevanza de contabilidad que afecta a todas las asociaciones, pero de forma distinta si están declaradas de utilidad pública o no.

Toda la información aquí.