Se pueden disfrutar de dos años si se es nuevo autónomo

El año pasado, los autónomos con tarifa plana pagaban 50 euros mensuales de cuota, cantidad que asciende ahora a los 60 euros, desde este mismo mes de enero. De forma general, esta bonificación en las cuotas para nuevos autónomos tiene una duración de doce meses. En este periodo, se abonarán 60 euros, en concepto de cuotas a la Seguridad Social. De los meses 12 al 18 de actividad las reducciones continúan. Si se elige la base mínima de cotización en los seis meses posteriores al primer año la reducción será del 50%.

De los meses 18 a 21 tenemos una reducción del 30%, y de los meses 21 a 24 una bonificación del 30%.

Por lo tanto, el autónomo disfrutará de dos años de tarifa plana, accesibles para cualquier nuevo autónomo (o profesional que no haya estado dado de alta en los dos años anteriores).

La tarifa plana puede alargarse

Al margen de la propuesta inicial, existen circunstancias y requisitos que permiten ampliar, aún más, esos dos años de ayudas. La tarifa plana podría alargarse más aún en el caso de que la solicitaran hombres menores de 30 años o mujeres menores de 35 años. En esos supuestos puede haber una bonificación del 30% durante los 12 meses siguientes de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo que corresponda. En total serían tres años de tarifa plana.

En el caso de personas con discapacidad de grado mayor o igual que el 33%, víctimas de violencia de género y de terrorismo, se produciría una reducción de 60€/mes en los 12 primeros meses o de 24 meses en los municipios de menos de 5.000 habitantes si se elige Base mínima; o una reducción del 80% sobre cuota base mínima durante los 12 primeros meses, si se elige Base mayor que la mínima.

Dentro de este perfil, habría que añadir otros 48 meses de bonificaciones sobre la base mínima. En concreto, un 50% de reducción, lo que nos da un resultado final de cinco años de tarifa plana para este colecivo.

Otros beneficios, aunque dentro de los dos años de tarifa plana

Los autónomos del ámbito rural también tendrán beneficios. La principal diferencia con respecto a la tarifa plana habitual es que los habitantes de menos de 5.000 habitantes pagarán, durante los dos primeros años, 60 euros, en cualquiera de los casos.