Un total de 193.946 contratos temporales pasaron a indefinidos durante el año pasado, “más del doble que en 2017”, afirma el Ministerio de Trabajo.

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha presentado este viernes al Consejo de Ministros el segundo informe de Ejecución del Plan Director por un Trabajo Digno para “recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo”. Según este documento, casi 200.000 contratos temporales han pasado a indefinidos en 2018.

“La actuación ordinaria de la Inspección de Trabajo, unida a la ejecutada dentro del Plan de Choque, eleva a 193.946 la cifra total de contratos temporales transformados en indefinidos durante el pasado año”, anuncia el departamento de Valerio, que destaca que supone “más del doble” que en 2017, cuando se transformaron en indefinidos 92.925.

Según el balance presentado, “la ejecución de ambos planes ha dado como resultado, de agosto a diciembre de 2018, la conversión de 61.445 contratos temporales en indefinidos, lo que representa el 76,3% de los trabajadores”. Asimismo, se ha aumentado la jornada de 8.824 personas trabajadoras con contrato a tiempo parcial. Esto supone un 17,5% de los afectados por el Plan de choque contra el uso irregular de la contratación a tiempo parcial.

Más allá de los resultados obtenidos como consecuencia del mencionado plan, durante el año pasado se han transformado en indefinidos 132.501 contratos temporales irregulares, 39.576 más que en el año 2017 (29,86% más) y 50.229 más respecto a 2016 (37,90% más).

Todo esto eleva a 2.284.924 el número de contratos indefinidos en 2018, un 18,4% más que el año anterior, “máximo histórico de la serie iniciada en 2006”.