España sale de la «hibernación» económica al volver este lunes a recuperar algunas actividades no esenciales, pero persistirá el confinamiento porque su «desescalada» no se producirá antes de dos semanas, sin descartar que las restricciones puedan mantenerse o reforzarse después del día 26 de abril.

Hoy festivo en ocho comunidades autónomas -Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra, País Vasco y La Rioja-, pero en el resto de las regiones actividades como la construcción volverán al trabajo siempre que se garanticen medidas de seguridad que eviten el contagio por la COVID-19.

De este modo, los trabajadores de las actividades no esenciales reanudan este lunes su actividad laboral en las empresas en las que no sea posible hacerlo a través de métodos telemáticos y en las comunidades autónomas que no sea festivo, tras el fin del permiso retribuido recuperable, al tiempo que se reforzarán las medidas de seguridad y protección.

Tras las vacaciones de Semana Santa y el fin del permiso retribuido recuperable, a partir de este lunes se vuelve a la situación de los primeros 15 días del estado de alarma, por lo que volverán a reincorporarse los trabajadores de actividades no esenciales pero se mantienen los protocolos del carácter preferente del trabajo a distancia y el teletrabajo cuando se pueda desarrollar de esa forma, junto a las medidas de protección e higiene.

Los trabajadores de las actividades industriales retoman su actividad laboral, así como los obreros de la construcción, excepto en las obras de intervención en edificios en los que hayan personas ajenas a la construcción para evitar el contacto entre trabajadores y habitantes y reducir así el riesgo de contagio por coronavirus.  Además, por supuesto, continuarán los servicios considerados como esenciales o indispensables.

Sigue prohibida la apertura al público de los locales y establecimientos minoristas, a excepción de los establecimientos de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías y lavanderías. Las peluquerías solo podrán mantener el servicio a domicilio a personas dependientes.

Además de permanecer cerrados los centros educativos, no se permite la apertura de actividades de hostelería y restauración, salvo los servicios a domicilio, ni de discotecas, instalaciones culturales, de ocio, recintos deportivos, museos, parques de atracciones y auditorios, ni tampoco la celebración de verbenas, desfiles, fiestas populares y manifestaciones folclóricas en recintos abiertos y vías públicas.

A su vez, continúa el confinamiento, bajo el cual los españoles podrán salir de sus hogares solo para ir al trabajo o dotarse de elementos esenciales (alimentos y medicamentos) como mínimo hasta el 26 de abril, aunque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya adelantó que es probable que vuelva a pedir una nueva prórroga del estado de alarma.

Tras vencer el permiso retribuido recuperable aprobado entre el 30 de marzo y el 9 de abril, los trabajadores de actividades no esenciales deberán devolver las horas de los ocho días laborables no trabajados, lo que podrá hacerse desde el día siguiente al fin del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020, previa negociación en un máximo de 7 días entre la empresa y la representación legal de trabajadores.

Reparto de mascarillas

Para la vuelta a la normalidad de las actividades no esenciales el Gobierno ha aprobado una guía de buenas prácticas en centros de trabajo, consensuada con los agentes sociales, y ha anunciado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, voluntarios de Protección Civil y la policía local y autonómica repartirán en los próximos días 10 millones de mascarillas en las estaciones de autobús, metro y cercanías de las localidades españolas. No obstante, el Gobierno considera que «no es imprescindible» usar la mascarilla durante la jornada laboral si el tipo de trabajo no lo requiere y se mantiene la distancia interpersonal.

La guía recomienda no acudir al centro de trabajo si se presentan síntomas o si se ha tenido contacto «estrecho» con infectados, ni las personas más vulnerables por edad, embarazo o con afecciones médicas que, en caso necesario, pueden contactar con su médico para que acredite su necesidad de aislamiento, considerándose a efectos laborales una situación asimilada a accidente de trabajo para la prestación económica de incapacidad temporal.

En cuanto a los uniformes de trabajo, se deberán embolsar y cerrar y se trasladarán hasta el punto donde se haga su lavado habitual, recomendándose un lavado con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados.

Si tienes cualquier duda sobre este reinicio de actividad, o referida a cualquier aspecto laboral o fiscal ordinario, o sobrevenido por la crisis del coronavirus, puedes llamarnos a través del servicio de atención que hemos implantado en nuestra oficina: Teléfono, 968 45 46 24 (de 9 h a 13 h) y Wathsapp en el 616 027 393.

es_ESSpanish
Ir al contenido