El Gobierno deberá decidir ahora, antes de fin de año, el incremento final que aplica a esta renta mínima legal

El grupo de expertos al que el Ministerio de Trabajo encargó que estudiara cuál sería la subida del salario mínimo interprofesional necesaria para que este se sitúe en el 60% del salario medio neto del país, tal y como se comprometió el Gobierno de coalición para el final de la legislatura, ha concluido ya sus trabajos. Así, la propuesta entregada hoy a la ministra del ramo, Yolanda Díaz, propone al Ejecutivo una horquilla de subida del actual salario mínimo (1.000 euros al mes en 14 pagas) de entre 46 y 82 euros más al mes. Ahora, Trabajo convocará a empresarios y sindicatos el próximo miércoles “para escucharles” –ya que la ley no obliga a que este incremento se negocie como tal con los agentes sociales– y tomará la decisión que consideren más oportuna.

Esto representaría incrementos de entre el 4,6% y el 8,2% del salario mínimo para 2023. Entre este mínimo y este máximo propuestos, hay otras dos propuestas intermedias con incrementos del 5,4% (54 euros más al mes) y el 6,6% (66 euros más al mes). En cualquier caso, todos estos incrementos quedarán por debajo de la inflación media prevista para 2022. En este punto, Díaz ha sido preguntada por una supuesta subida de la horquilla más alta, que aún así quedaría por debajo de lo que subirán las pensiones el año que viene (8,5%), a lo que ha respondido que esa cuestión “se verá cuando el Gobierno tome le decisión final”, sin cerrar la puerta a un incremento del salario mínimo similar al de las pensiones para el próximo ejercicio.

Tras recibir este informe, la ministra Díaz ha comentado: “No me inclino por ninguna horquilla hasta que no escuche a los agentes sociales”. Si bien, las posturas de empresarios y sindicatos son muy opuestas y quedan incluso fuera de las horquillas propuestas por los expertos. Mientras que los sindicatos abogan por un aumento del salario mínimo del 10% hasta los 1.100 euros al mes en 14 pagas; la patronal, directamente cree que no es momento de subir esta renta. Ante esta situación, y debido al anuncio de ruptura de interlocución con Trabajo anunciada la semana pasada por los empresarios, Díaz pidió a los agentes sociales “que cumplan con su mandato constitucional; que vayan a la mesa a trabajar. Y, en segundo lugar, a las dos partes, que tengan altura de miras y acudan a la mesa con la mejor de las intenciones”. Y ha añadido, espero que el ruido político escuchado la semana pasada en el Congreso no contagie al diálogo social, porque sería muy preocupante”.

Para realizar estos cálculos el grupo de expertos ha estimado cual sería el salario medio neto mensual en España en 2022, utilizando la Encuesta de Estructura Salarial de 2020 publicada en junio pasado. A partir de esa encuesta han utilizado otras dos fuentes para calcular la evolución del salario medio hasta 2022: la Encuesta trimestral de coste laboral y la estadística de convenios colectivos, con las que han hecho distintas simulaciones para fijar el 60% del salario medio neto de 2022.

Díaz, ha negado cualquier acusación de destrucción de empleo causado por el aumento del salario mínimo, asegurando que desde 2018 se han creado más de un millón de empleos –“el país europeo que más empleo ha creado”, ha dicho la ministra– con una subida del 36% del salario mínimo desde entonces. “Lejos de todas las teorías acientíficas que se han publicado en España el salario mínimo no impacta negativamente en la creación de empleo”, ha insistido la titular de Trabajo.

Este comité de expertos ha propuesto también que, sea cual sea el incremento que adopte el Ejecutivo para 2023, esta renta pueda volver a revisarse en el plazo de seis meses, algo que no ha rechazado Díaz. Es más, ha asegurado que varios países europeos están aplicando esta revisión a mitad de año.