Por mucha polémica que haya con los registros de jornada, hay que recordar que ya era una norma obligatoria para toda aquellas empresas que tuvieran empleados con jornada a tiempo parcial. Pero cuidado por que en caso de conflicto, si no hay registro horario, el empleado a tiempo parcial pasa a jornada completa.

Esta es la resolución adoptada por el TSJ de Castilla y León, en un conflicto entre una empleada y su empleador, que tenía una deuda de varios meses de salario y vacaciones pendientes al finalizar el contrato. Al no existir este registro de horas, la liquidación debe hacerse como si se tratara de una jornada completa.

Así lo dice el artículo 12.4c del Estatuto de los Trabajadores, que obliga al registro de la jornada laboral: “ la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias a que se refiere el apartado 5”

Es cierto que muchas empresas no se toman este registro en serio, pero la realidad es que todas aquellas que tuvieran empleados a tiempo parcial, tendrían que llevar tiempo registrando las jornadas de sus empleados. Ahora solo sería ampliarlo al resto de la plantilla.

Este trabajo no tiene por qué suponer ni una carga extra ni un dispendio económico para las empresas. Claro que siempre nos va a dar más trabajo que no hacerlo. Pero en caso de conflictos o desacuerdos, ya hemos visto que puede causar un grave perjuicio a nuestra compañía. Por lo hablar de sanciones por no tener dicho registro.