El informe de Inspección no es obligatorio en Ertes de limitación e impedimento

La Inspección dice haber impuesto 1.269 infracciones hasta el 15 de septiembre

Los 956 inspectores de Trabajo más otro centenar de subinspectores están trabajando fines de semana y festivos para cumplir con las 250.000 actuaciones previstas este año con motivo de la pandemia.

La pretensión del Organismo Autónomo de la Inspección -aunque se creó en 2015, el próximo ejercicio será el primer año que cuente con presupuesto propio- es que este 2020 se realicen 100.256 inspecciones relativas al fraude en los Ertes, en concreto en las prestaciones y la posible connivencia entre empresarios y trabajadores; otras 116.189 inspecciones derivadas de la habilitación que se otorgó a los inspectores en junio para que controlen y adviertan a las empresas del riesgo de la exposición al Covid-19 en los centros de trabajo, 30.813 informes de los Ertes y, finalmente, 2.876 inspecciones para investigar denuncias laborales de los trabajadores. 

En total serán 250.134 actuaciones, lo que supone un sobreesfuerzo para la plantilla de la Inspección de Trabajo, según Ana Ercoreca, presidenta del Sindicato de Inspectores Fiscales que declara a eE que solicitaron la semana pasada a los ministros de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y de Trabajo, Yolanda Díaz, que se refuerce la dotación humana para hacer frente no sólo a la carga de trabajo derivada del Covid, sino de otras normas laborales como la igualdad salarial de género o el teletrabajo, recientemente aprobados. Los ministros reconocieron en la reunión la necesidad de aumentar la plantilla, pero no hubo compromisos concretos, según señala Ercoreca.