Las negociaciones, que ya fracasaron el pasado verano, tendrán que prorrogarse un mes más.

Esta semana acaba el plazo fijado en enero por la CEOE a CC.OO. y UGT para firmar el IV Acuerdo sobre el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para 2018 y 2019, que debería recoger una subida de los salarios de hasta el 3%.

Sin embargo el acuerdo sigue estando aún «muy lejos». Tanto, que la CEOE propondrá en la reunión que mantendrán hoy ambas partes prolongar las negociaciones un mes más. El nuevo plazo podría acabar el 24 de abril, ya que la patronal celebra al día siguiente su asamblea anual, lo que podría ser un buen escaparate para presentar el nuevo acuerdo sobre empleo y negociación colectiva.

En las reuniones mantenidas hasta ahora ha sobrevolado el reciente fracaso que protagonizaron la patronal y los sindicatos, que el pasado verano fueron incapaces de pactar la revisión salarial correspondiente a 2017.

En la presente ocasión, la subida de los salarios no es precisamente el principal obstáculo para llegar a un acuerdo. La patronal ha ofrecido incrementos de entre el 1,2 y el 2%, más otro punto variable según los sectores productivos y determinados factores, como el aumento de la productividad y el descenso del absentismo. Por su parte, los sindicatos han exigido una subida media del 3%, con mayores incrementos para los sueldos más bajos. También quieren que el salario mínimo en los convenios sea de 1.000 euros. La CEOE plantea además que los incrementos salariales no puedan realizarse en las empresas con pérdidas.

Líneas rojas

Hay una cuestión en este asunto, el establecimiento de una cláusula de revisión salarial ligada a la inflación, que piden los sindicatos y que para la patronal es una “línea roja”. “Nunca la aceptaremos, entre otras cosas, porque se ha quedado desfasada”, subrayan fuentes de la CEOE.

Las “líneas rojas de los sindicatos” son que los sueldos más bajos de cualquier sector deben de tener subidas mayores de la media y, en cualquier caso, siempre por encima de la inflación, que en 2018 será del 1,6%, según la previsión del Gobierno.

El presidente de la patronal, Juan Rosell, afirmó la pasada semana que “no entiende” que los sindicatos “de abajo” estén pactando los convenios sectoriales y de empresa y que los «de más arriba» no quieran pactar el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Explicó que la patronal les está ofertando a UGT y CC.OO. una subida de hasta el 2% más un variable, que dependa de la situación de cada empresa o sector, pero que tanto la organización que lidera Pepe Álvarez como la de Unai Sordo “no lo cogen”.

Además, dijo que en la actualidad los convenios se están firmando en el entorno del 1,5% y que «no tiene ningún problema» en que las empresas repartan beneficios si los tienen. “Nos pondremos de acuerdo para subir salarios, siempre que las empresas tengan beneficios”, añadió.

Productividad

La patronal ha planteado que el acuerdo no debe de limitarse a una negociación sobre bandas salariales, sino que también se deben pactar todos los temas relacionados con la productividad que considera “imprescindible”.

En este sentido, CC.OO. ha puesto sobre la mesa que los aumentos salariales tienen que responder a la realidad productiva de cada sector o empresa, “y eso es lo que se consigue con aumentos salariales en línea con la productividad”.

Para ello, los sindicatos piden al Ejecutivo que remita periódicamente a las comisiones paritarias de los convenios la información fiscal y de la Seguridad Social de las que dispone para cada ámbito de negociación.

Hay que recordar que el anterior Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva se firmó en junio de 2015 y abarcaba 2015, 2016 y 2017. El incremento salarial para el primer año fue de hasta el 1% y del 1,5% el segundo. El de 2017 dependería de la evolución del PIB en 2016.