El principal escollo que ha motivado el rechazo de las organizaciones de autónomos es la falta de clarificación de qué considera el ministerio como ingresos reales

Las organizaciones de autónomos han reclamado al Gobierno que clarifique qué ingresos serán los que se tengan en cuenta para determinar la cotización del colectivo en el nuevo modelo que se está negociando y que vinculará las cuotas que pagan los autónomos a sus rendimientos. La propuesta del Ejecutivo incluye que, independientemente de sus rentas, tengan que hacer la declaración

Uno de los principales escollos de la negociación gira en torno al concepto de ingresos. Tras la reunión celebrada el lunes, la vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero, indicó que finalizó “sin nuevos avances”, aunque desde Seguridad Social les transmitieron que “han mantenido una nueva reunión con la Agencia Tributaria para intentar solventar uno de los grandes obstáculos: que los ingresos reales de los autónomos sean de verdad reales, que haya una determinación de los rendimientos que pueda servir de base tanto para la configuración de los tramos como para la regularización”.

El Ministerio de Seguridad Social planteó el pasado 10 de enero a las organizaciones de autónomos un sistema flexible de 13 tramos que van desde ingresos inferiores a los 600 euros al mes hasta más de 4.050 euros, con posibilidad de cambiar hasta seis veces al año. Ese modelo propuesto por el Gobierno establece una cuota mínima que ronda los 184 al mes para aquellos trabajadores autónomos con ingresos por debajo de los 600 euros, al tiempo que establece una máxima de 1.267 euros mensuales para aquellos que ingresen más de 4.050 euros.

Las cuotas propuestas son progresivas y se vinculan a los rendimientos de los trabajadores autónomos. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, avanzó la semana pasada que el cambio de tramo será “extraordinariamente sencillo”.

El Gobierno ha propuesto inicialmente un plazo de nueve años de transición para la adaptación al sistema, aunque cada tres años se evaluaría la situación. Algunas asociaciones de autónomos no están de acuerdo con el plazo. Desde Uatae anunciaron también ayer que están ultimando una propuesta “alternativa” que presentará en los próximos días al Gobierno, en la que pedirá acortar el plazo de transición hacia el nuevo sistema y profundizar en la protección social del colectivo.

Por su parte, la organización de autónomos UPTA también ha pedido acortar el plazo de adaptación de nueve a seis años y que 2023 sea el año en el que más se note la rebaja de cotizaciones a quienes actualmente están pagando más de lo que les corresponde y, al mismo tiempo, los que más ingresan empiecen a pagar más. La idea de UPTA es que en los tres primeros años de implantación se haga la mayor parte del recorrido.

Al eliminarse el mínimo exento, los autónomos tendrán que hacer la declaración de la Renta

Para la vicepresidenta de ATA, el cambio que propone el Gobierno requerirá mayores obligaciones formales a los autónomos que, con independencia de sus rentas, “tendrán que hacer la declaración de la renta al eliminarse el mínimo exento, aunque luego tengan o no que tributar”.

Según indicó Ferrero, “todo el sistema, tal y como lo plantean, es muy complejo, poco progresivo y nada equilibrado y vamos a seguir pidiendo que esto sea un sistema de adecuación entre cotizaciones e ingresos reales, y para eso tenemos que saber cuáles son los ingresos reales y cuál es la distribución real de los autónomos en función de esos cálculos que están haciendo”.

Desde Uatae solicitan una apuesta “más ambiciosa y valiente” para avanzar de manera “clara y ágil” hacia un nuevo modelo “más justo y solidario” con los autónomos y apuestan por que, para clarificar el concepto de ingresos, las bases de cotización se fijen atendiendo al beneficio de la actividad, es decir, a los ingresos limpios de los autónomos una vez descontados todos los gastos necesarios para el ejercicio de la actividad, incluidas las amortizaciones y las propias cuotas a la Seguridad Social.

La secretaria general de Uatae, María José Landaburu, abogó además por que el Gobierno reformule los tramos previstos y reduzca la cuota a aquellos autónomos con rendimientos netos inferiores a los 1.700 euros al mes, es decir, quienes se sitúan en los tramos inferiores e intermedios de la propuesta del Ejecutivo.

La próxima reunión de la mesa se celebrará el lunes de la próxima semana.