El Ministerio de Trabajo trabaja para crear una prestación única de 452 euros y eliminar la protección a colectivos no provenientes del empleo, como emigrantes de regreso o personas liberadas de prisión

El Gobierno prepara una norma para simplificar y ordenar la actual regulación de los subsidios por desempleo, que contemplaría la creación de una única prestación de protección por desempleo de 452 euros y cambios en la cobertura de la protección, ya que previsiblemente dejarán de tener derecho a subsidio las personas que no hayan cotizado nunca.

Así figura en el texto  lanzado por el Ministerio de Trabajo a consulta pública para la elaboración de un proyecto de modificación de la Ley General de la Seguridad Social para la simplificación y mejora del nivel asistencial de desempleo.

El texto establece que la protección por desempleo de nivel asistencial proporcionará cobertura a dos colectivos: personas que no acreditan cotizaciones suficientes para el acceso a la prestación contributiva; y personas que han agotado la prestación contributiva y se mantienen en situación de desempleo. Además, deja claro que “dejará de tener consideración de protección por desempleo la ofrecida hasta ahora a colectivos no provenientes del empleo”.

Actualmente, si nunca se ha trabajado, aunque se esté buscando empleo, para tener derecho a la prestación contributiva por desempleo se deberá tener cotizado a desempleo al menos, 360 días en los últimos 6 años, si bien hay algunas situaciones en las que las personas trabajadoras pueden tener acceso a un subsidio por desempleo, aunque no hayan trabajado anteriormente en España.

Eso sí, se deberán reunir una serie de requisitos, como ser una persona liberada de prisión, ser emigrante que regresa a España o perder una pensión de incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez por mejoría de su estado de salud.

La ayuda se concede durante seis meses, prorrogables por otros dos períodos de igual duración, hasta un máximo de 18 meses, si se mantienen los requisitos, y el importe que se percibe es el 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) mensual vigente en cada momento, actualmente unos 451,92 euros.

Prestación única de 452 euros desde 2022

En el texto del futuro proyecto legislativo figura la creación de una prestación complementaria a la prestación contributiva de desempleo. Fuentes del Ministerio confirman que se trata de la prestación única de unos 452 euros (80% del IPREM), percepción no comportará cotización a la Seguridad Social, y que ya se recogía en la reforma 10 del componente 23 del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia.

La reforma va dirigida a sustituir el nivel asistencial de protección por desempleo, regulado en la Ley General de Seguridad Social y en los programas de Renta Activa de Inserción (RAI) y Subsidio Extraordinario por Desempleo (SED), integrándolos en una nueva prestación, complementaria de la protección contributiva, que proteja la situación de transición al empleo.

Se trataría de integrar en el subsidio ordinario por agotamiento las modalidades extraordinarias que se han ido creando en diferentes momentos, de forma coordinada con el desarrollo del IMV, que incluye el aumento de sus beneficiarios y el desarrollo de los itinerarios de inclusión.

Como requisitos de acceso y mantenimiento de la prestación se exige la acreditación de carencia de rentas individuales y, en algunos casos, responsabilidades familiares y el compromiso y cumplimiento de un itinerario personalizado de empleo (IPE) ante el servicio público de empleo competente. La duración del subsidio dependerá de la edad, circunstancias familiares y la duración de la prestación agotada con el objetivo de ampliar el periodo máximo actual del subsidio ordinario, incorporando las prórrogas de los subsidios extraordinarios aún vigentes.

En todo caso se trata de unas reformas todavía en periodo de germinación, que será objeto de modificaciones, pero que sí marca las intenciones del Ministerio de Trabajo.