Éste es el primer verano en el que estará en vigor la ley que regula el derecho a la desconexión digital de los trabajadores

La desconexión digital es un concepto del que seguro que has escuchado hablar recientemente, ahora que estamos en vacaciones conviene recordarlo dado que el 2019 va a ser el primer verano en el que está vigente este derecho en España, desde que entrara en vigor la Ley Orgánica 3/2018 de protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD) el pasado diciembre.

¿Qué es el derecho a la desconexión digital?

El derecho a la desconexión digital es el derecho que tiene los trabajadores a no conectarse a ningún dispositivo electrónico de carácter profesional durante los períodos de vacaciones y descanso. Hace referencia en concreto a smartphones, tablets u ordenadores portátiles proporcionados por la empresa a los trabajadores así como a cuentas de correo profesionales.

El artículo 88 de esta Ley en concreto establece “Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar.”

Dentro del ámbito del derecho a la desconexión digital se incluyen vacaciones, días de asuntos propios, días de permiso por maternidad o paternidad, etc. Pero no sólo eso, este derecho abarca desde el momento en que el trabajador finaliza su jornada: laboral hasta que inicia la siguiente. Por ejemplo, si un trabajador finaliza su jornada laboral a las 18:30h y la comienza a las 09:00h, el trabajador tiene derecho a desconectar todos sus dispositivos electrónicos profesionales durante todas estas horas.

Objetivo del derecho a la desconexión digital de los trabajadores

El objetivo que persigue el derecho a la desconexión digital es acabar con la práctica empresarial abusiva de mantener a los trabajadores pegados al móvil o a su cuenta de correo electrónico después de finalizada su jornada laboral. Estas horas no están remunerados ni consideradas horas extraordinarias a efectos de salario, además vulnera el derecho del trabajador al descanso.

Obligaciones para las empresas derivadas del derecho a la desconexión digital

La LOPDGDD prevé que el empresario debe elaborar, junto con los representantes de los trabajadores, una política interna dirigida a trabajadores, incluidos los que ocupen puestos directivos, en la que se definan:

1.-Las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión.

2.-Las acciones de formación y sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática.

Estas acciones formativas pueden ofrecer soluciones y pautas de comportamiento comunes, individuales y homogéneas a la conectividad laboral.

El derecho a la desconexión digital se preservará particularmente en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia así como en el domicilio del empleado vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas.

Negociación Colectiva

La ley no prevé elementos explícitos que puedan guiar la negociación colectiva, por tanto, el margen de libertad respecto a las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión es amplio.

La Ley si regula que debe existir audiencia previa con los delegados de personal o con el comité de empresa.

Multas por no respetar el derecho a la desconexión digital de los trabajadores

La mayoría de empresas todavía no ha elaborado esta política de desconexión, los numerosos cambios que se han producido en la legislación laboral como la obligación de registro diario de la jornada de trabajo y la aprobación de la jornada laboral a la carta ha provocado que las empresas no hayan prestado la suficiente atención a esta obligación. Y esto puede conllevar sanciones.

La LOPDGDD no regula las sanciones a imponer ante una infracción del derecho a la desconexión, pero puede suponer una infracción grave regulada en el artículo 7.5 de la Ley de infracciones y sanciones en el orden social “La transgresión de las normas y los límites legales o pactados en materia de jornada, trabajo nocturno, horas extraordinarias, horas complementarias, descansos, vacaciones, permisos, registro de jornada y, en general, el tiempo de trabajo” y conllevar sanciones en su grado mínimo, de 626 a 1.250 euros, en su grado medio de 1.251 a 3.125 euros; y en su grado máximo de 3.126 a 6.250 euros.

Estas sanciones podrían incrementarse si se entiende que se está entrando en el terreno de los riesgos psicosociales de los trabajadores como estrés, depresión, ansiedad o trabajador quemado. La empresa podría ser responsable de la enfermedad del trabajador si, por ejemplo, el trabajador recibe un aluvión de llamadas o correos fuera de su jornada laboral y además se le urge responderlos.

Por otro lado, hará falta una ponderación de los hechos para multar a las empresas, Todo indica que con un solo mensaje no será suficiente, pero serán los jueces los que señalen si se sobrepasó o no el límite caso a caso.

Beneficios de la desconexión digital para el trabajador

Estar disponible a todas horas es perjudicial para el trabajador, el derecho de conexión digital trae beneficios como

  • El trabajador desconecta del trabajo.
  • Reduce la tensión y el estrés.
  • Mejora la conciliación familiar.
  • Incrementa la motivación del trabajador.

Beneficios de la desconexión digital para la empresa

El derecho de conexión digital de los trabajadores trae beneficios para la empresa como:

  • Mejora la productividad.
  • Incrementa la capacidad de diálogo entre trabajador y empresario.
  • Aumenta la calidad del trabajo al contar con trabajadores descansados y menos estresados.
  • Reduce el absentismo laboral.
  • Transmite una imagen de marca que vela por sus empleados.
  • Mejora el employer branding.